COLECCIÓN DIVA
El secreto de los dioses
Jacques-Alain Miller

COMPRAR EN La Nave de los locos Libros

Presentación del libro
¿Cuál es el secreto de los dioses?, pregunta el lector desprevenido ante el nuevo libro de Jacques-Alain Miller que encuentra en las librerías.

No es un curso, de los que se publica la serie. No es una recopilación de clases, conferencias o intervenciones en congresos. No es, pues, el establecimiento por otro de un discurso oral. El secreto de los dioses es un texto que resulta del trabajo del "escritor", como lo llama Catherine Clément en el postfacio del libro. Dice: "En el fondo, es por eso que Lacan lo eligió. Porque es escritor".

Y su escritura se manifiesta en esta oportunidad en forma de diálogos como gustaba Freud presentar algunos de sus textos. Los diálogos de Freud transcurrían frente a un interlocutor imparcial que objetaba sus razonamientos; el interlocutor de Miller es incisivo, lo acusa de pedante, le pide que se justifique y le exige que dé sus razones. Son diálogos consigo mismo, o más bien con su superyó, como lo propone el texto de contratapa de la edición francesa.

Estos diálogos tienen ya una historia, y forman parte no sólo del psicoanálisis sino de la vida política francesa.

Dice la contratapa: ""Es un nuevo partido intelectual?", le pregunta el periodista Edwy Plenel a Jacques-Alain Miller y a Philippe Sollers en el programa televisivo LCI. Contestan que no, pero a lo mejor lo es… ¿Es bueno o malo? ¿De izquierda o de derecha? ¿Del centro o de los extremos? Será muy pícaro quien lo diga. Entonces, ¿está en otra parte? Sin duda, pero ese otro lugar se pasea aquí mismo. En su pasaje mezcla las cartas, juega al "pasa-murallas" –como diría Marcel Aimé–, suscita acontecimientos extraños: un ministro de la Salud desmiente a su administración, un antiguo "mao" (maoísta) defiende a Alain Juppé, intelectuales separados durante un largo tiempo se vuelven a encontrar, algunos foros en París, en provincia, reúnen mes tras mes miles de participantes…".

¿Qué sucedió para que Jacques-Alain. Miller saliera del ámbito puramente psicoanalítico y se volviera un ciudadano incluido nuevamente en política? Es más, ¿qué sucedió para que se decidiera a escribir no sólo los seminarios establecidos de Lacan sino que volcara también sus propios pensamientos?

Una serie de acontecimientos en la vida política y en la salud mental se fueron sucediendo y modificaron el panorama vigente hasta entonces. En octubre de 2003 la Asamblea Nacional francesa vota por unanimidad la enmienda 336 del Código de Salud pública llamada enmienda Accoyer. Ella se incluía en el Plan global de Salud Mental fundado en el plan de acción Cléry-Melin. Se trata de un método estadístico de evaluación de las psicoterapias y de la coordinación por parte de los psiquiatras regionales de las derivaciones de las consultas psicológicas. Es decir, nadie más elige su analista o terapeuta puesto que el Estado se ocupa de ello de acuerdo a los mejores resultados que evidencien las psicoterapias en su evaluación. En ese contexto se introduce el informe del INSERM.

El Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica, también llamado INSERM, recibió el pedido de realizar la evaluación de las distintas psicoterapias destinadas a la atención de pacientes. El resultado de ese informe, publicado a fines de febrero de 2004, indica que las terapias cognitivo-comportamentales resultan las más eficaces, y tanto más que el psicoanálisis…

El Estado mostró su injerencia en la salud mental y puso la privacidad y los derechos individuales en jaque. "No hay monopolio psíquico del Estado", dice Miller. Las "invasiones bárbaras" de las que habla en un texto Élisabeth Roudinesco, nombra una "ciencia vuelta religión" que apunta a absorber la atención de los pacientes a través de evaluaciones y tratamientos codificados, que eliminan en ese mismo movimiento cualquier tratamiento "psicoterapéutico". Psiquiatras, psicólogos y psicoanalistas quedan igualmente concernidos.

¿Nos encontramos frente a ese infierno tan temido que comienza en Francia y se expandirá lentamente en toda la comunidad psicoanalítica internacional?

La respuesta de Jacques-Alain Miller no se hizo esperar y se inaugura en su intervención en el cierre de las Jornadas de la Escuela de la Causa freudiana en octubre de 2003, en la que alerta a la comunidad psicoanalítica del peligro que cierne sobre el psicoanálisis y sobre los tratamientos de los pacientes.

Las libertades individuales flaquean frente a un Estado "estratega o gestor" que se orienta a través de un cálculo económico de rentabilidad y de contabilidad estadística.

La reacción fue diversificada: la creación de una Coordinación psi; reuniones de foros de discusión de los psis en los distintos lugares de Francia; la creación de la Agencia lacaniana de prensa (ALP) en donde fueron originariamente publicados los diálogos de J.-A. Miller, que forman parte de este libro, a través de Internet; y, finalmente, la publicación del diario Le Nouvel Âne que sigue paso a paso la actualidad de este torbellino.

Por otra parte, del lado de la vida política francesa, Jacques-Alain Miller opina y toma posición frente a la crisis de la izquierda francesa y a las particularidades de la creación de la Unión Europea, y al hacerlo, da una prueba en acto de que el psicoanalista no se desentiende de ninguna manera de la vida ciudadana.

El libro de Jacques-Alain Miller es todo esto y algo más. El corazón del escritor se manifiesta en cada una de las líneas volcadas en este libro. En un tono satírico, jovial y divertido, Miller deambula por la actualidad francesa. Y en una mezcla de erudición, lenguaje cotidiano y literario, agudas reflexiones y análisis inesperados, transcurre el texto interpelando al lector en cada vuelta de página.

Si acaso el autor se hurta deslizándose entre las palabras, como contrapunto su inefable presencia da marcas de un estilo. Todo esto no deja de sorprendernos y mantiene a los dioses y sus secretos por fuera del silencio.

Silvia Elena Tendlarz
Buenos Aires, 7 de julio de 2003