COLECCIÓN DIVA
Hay un fin de análisis para los niños
Éric Laurent

COMPRAR EN La Nave de los locos Libros

Prólogo del libro
Tempranamente se vislumbró que los niños no pertenecían a un limbo psíquico sino que su padecimiento también incumbía al psicoanálisis. El problema que se planteó entonces fue otro: el estatuto del sujeto en relación con las edades de la vida. ¿La temporalidad cronológica tiene una incidencia sobre el sujeto? ¿Varían las posibilidades de hacer un análisis? ¿Cómo trabajar con niños pequeños? ¿De qué manera interviene la educación?

Un siglo de psicoanálisis deja abiertas estas preguntas en determinados ámbitos. En cambio, la orientación lacaniana restituyó al niño su pleno derecho de acceder a un análisis desde el inicio al fin. Afirmar que existe un final de análisis para los niños, como Eric Laurent lo plantea en el artículo que da título al presente libro, involucra una ética: el sujeto no es el fruto de un desarrollo aunque modifique a lo largo del tiempo el "uso de su fantasma". Se puede dar cuenta, pues, de un análisis de un niño sin considerarlo como la antesala del tratamiento en la adultez.

Este volumen refleja el trabajo de Eric Laurent sobre el tema del psicoanálisis y los niños en el curso de alrededor de veinte años.

Eric Laurent es un psicoanalista residente en Francia con una amplia y reconocida trayectoria en el psicoanálisis de la orientación lacaniana. Es miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, y AME de la Escuela de la Causa freudiana (París) y de la Escuela de la Orientación lacaniana, entre otras. Doctor en Psicoanálisis (Departamento de Psicoanálisis de la Universidad de París VIII), ejerce actualmente como docente en la Sección Clínica de París. Es también autor de numerosos artículos y libros publicados en distintas lenguas, entre los que se incluyen Concepciones de la cura en Psicoanálisis (1984), Estabilizaciones en la psicosis (1992), Entre transferencia y repetición (1994) y Las paradojas de la identificación (1999).

Hemos elegido publicar aquí algunos textos en los que examina cuidadosamente la literatura psicoanalítica relativa a los niños. Aprehende así la lógica con la que practicantes de distintas orientaciones dirigen las curas y los impases en los que éstas desembocan, en oposición a la práctica con niños que se desprende de la enseñanza de Lacan.

El orden de esta recopilación no es cronológico. La selección y ordenamiento de cada artículo obedece más bien a distintos aspectos abordados en cada uno de ellos que permiten articularlos como un todo. Al final se incluye una bibliografía de Eric Laurent que remite a los artículos relativos al tema publicados en francés y en español.

La primera parte de este libro, que concierne a la neurosis, nos brinda una aproximación global del conjunto de los trabajos.

Se plantea aquí que la declinación de la significación que cobra el niño en el Deseo de la Madre lo cristaliza como síntoma de la pareja parental, como falo de la madre o lo deja preso en una captura fantasmática. No obstante, el niño tiene su propio síntoma, por lo que puede analizarse sin ser considerado tan sólo como un apéndice del discurso materno o como una persona en curso de evolución que debe educarse.

Eric Laurent nos demuestra entonces que la dirección de la cura no se limita a otorgarle al niño una "versión del falo" sino que apunta a la obtención de una "versión del objeto a". No se trata ya de una realización fálica sino de que se produzca una separación del objeto para que no sea el cuerpo del niño el objeto de goce materno.

El estudio de tres casos, uno de histeria y dos de fobias –Richard de Melanie Klein y Gabrielle de Winnicott-, ilustran el examen de las particularidades del tratamiento analítico de acuerdo con la enseñanza de Lacan, sin circunscribirlo por ello a una especificidad infantil.

La segunda parte reúne tres artículos relativos a la psicosis. Margaret Malher, Melanie Klein, Donald Meltzer, Francis Tustin, entre otros, son convocados por Eric Laurent y puestos en tensión con la teoría de Lacan acerca de la psicosis y lo que resulta del estudio de los fenómenos psicóticos en la infancia, a partir de considerar la comunidad de estructura de la psicosis a lo largo del tiempo. La cuestión del autismo, por su parte, es retomada con los problemas específicos que le ateñen.

La última parte abre nuevas perspectivas de investigación. El autor plantea el estudio de los avatares de la sexualidad femenina como lo preliminar al análisis de los niños. Por otra parte, postula que la versión del padre de un niño queda en relación dialéctica con la transmisión de la castración de la que se ocupa la pareja parental, dando cuenta también de que los cambios de nuestra modernidad repercuten en la concepción de la familia y, a su vez, en las instituciones que se ocupan de los niños.

Eric Laurent logra transmitirnos así, a través de cada uno de estos artículos, un hilo de Ariadna que nos extrae de las tinieblas de la pedagogía, de la psicología evolutiva y del maternaje, para situarnos en la ética del bien decir, en el seno de la cual palpita la experiencia psicoanalítica.

Silvia Elena Tendlarz