COLECCIÓN DIVA
Punto Cenit
Política, religión y el psicoanálisis
Jacques-Alain Miller

COMPRAR ONLINE

COMPRAR EN La Nave de los locos Libros

Está el cenit, el punto más alto, y está el Nadir, el punto más bajo, que pueden ubicarse en el cielo… Esa frase de Lacan –ascenso al cenit social del objeto a- señalaba que se ha levantado un nuevo astro en el cielo social, en el socielo. Y este nuevo astro socielo, si puedo decirlo, es lo que Lacan había indicado como el objeto a, y resultaba siempre de un forzamiento, de un pasaje más allá de los límites que Freud descubrió...

Elemento intensivo que vuelve perimida toda noción de medida, que va hacia el sin medida, que sigue un ciclo que no es el de las estaciones, sino de renovación acelerada, de innovación frenética. Entonces, de golpe me planteaba la pregunta: ¿el objeto a, no sería la brújula de la civilización de hoy?

Jacques-Alain Miller

 

Nota sobre el CENIT
El presente libro toma como título una palabra utilizada por Lacan en Televisión para expresar cómo en nuestra modernidad el objeto a ha sido elevado al cenit social. La expresión Punto cenit es una variante propuesta por Jacques-Alain Miller para la presente edición.

La palabra "cenit" es una abreviación del árabe samt ar-rás, que significa "el paraje de la cabeza", según el Diccionario Crítico Etimológico castellano e hispánico de Corominas y Pascual. Ellos explican que parece tratarse de una antigua mala lectura de zenit en lugar de Zemt (equivalente a samt) usado en el siglo XIII por Alfonso el Sabio en Los libros del Saber de Astronomía (1256).

Samt era la palabra empleada por los astrónomos árabes para designar un paraje determinado del cielo (de su plural sumût viene en el castellano acimut). Para designar el cenit se combinaba esta palabra con rás, que significa "cabeza". Según las normas de transcripción de esa época, samt (pronunciado como semt) se transcribía zemt en caracteres latinos. Luego el uso por Alfonso el Sabio de la palabra zenit se propagó desde el castellano a todos los idiomas modernos, el francés incluido, de donde viene la expresión de Lacan.

Cenit y zenit son variantes ortográficas que nombran el punto de la esfera celeste situado en la vertical de un punto de la Tierra según el Diccionario de uso del español de María Moliner.

En francés se escribe zénith (1527) y anteriormente cenith (1361). En forma figurativa significa punto culminante. "Être à son zénith", por ejemplo, que significa estar en su apogeo (Petit Robert 1).

En su curso El Otro que no existe y sus comités de ética, Jacques-Alain Miller dice: "…la promoción del plus de goce que señala Lacan cobra sentido a partir del eclipse del ideal, desde donde se suele explicar la crisis contemporánea de la identificación. Escribámoslo de este modo: a > I (en lo sucesivo, a predomina sobre el ideal)." (p. 82).

Desde este punto de perspectiva, los textos recopilados en este libro estudian las consecuencias en el mundo contemporáneo de esta particular metamorfosis.

Miller indica entonces que antaño la identificación simbólica al ideal mantenía un orden social autoritario, disciplinario, que sostenía la inserción social. En la época del Otro que no existe el ideal ha sido reemplazado por el objeto a en el cenit social, por lo que "la inserción social se hace menos por identificación que por consumición… por lo que el comportamiento social adquiere un estilo adictivo". En esta época de "adicción generalizada" se consumen objetos que otorga el mercado para paliar una insatisfacción estructural sin lograr en realidad obtener la felicidad añorada.

En la medida en que tanto lo social como lo político proceden por identificaciones al S1, al significante amo, la caída del ideal no puede más que producir sus efectos en ambos ámbitos. La sociedad del ideal, dice Miller, se ha transformado en una sociedad regida por el imperativo superyoico de consumo y esto repercute también en el lazo social.

La crisis actual de las identificaciones y sus consecuentes patologías son solidarias del estallido del S1: las identificaciones se vuelven débiles y variables, se pluralizan las comunidades alternativas, se fragmenta el discurso, y en la medida en que falta el S1 absoluto, aumenta el relativismo y se incrementa la desconfianza en los S1 tanto en la política como en lo social. Los individuos quedan así desorientados, desamparados, sin que por ello pueda deducirse la necesidad de "un orden de hierro", igualmente ajeno al sujeto, para paliar el extravío.

En los textos incluidos en este libro Jacques-Alain Miller estudia los cambios del siglo XXI, interpreta nuestra época dando las claves de lectura de un mundo sujeto a cambios inéditos hasta ahora. En primer lugar, la entrevista a Miller, da cuenta de la posición de Lacan frente a la política y cómo el psicoanálisis ha cambiado profundamente lo social al contribuir a la liberación de la pulsión y elevar al objeto a al cenit social, sin por ello volverse la causa del consumismo contemporáneo. A continuación, la conferencia de Comandatuba, "Una fantasía", presenta el discurso que predomina en la hipermodernidad y su aproximación a la distribución de los matemas en el discurso analítico, pero enfatizando su diferencia radical: la caída de las identificaciones no se producen por la desidentificación sino por la fragilidad identificatoria, por su labilidad. La intervención "La salvación por los desechos" indica una política del psicoanálisis que se contrapone radicalmente a la evaluación y al consumo.

La segunda parte del libro retoma un conjunto de clases dedicadas al tema de la religión. En ellas se ven cómo Freud "salva al padre", a través del amor, en el examen de la religión, elevándolo al lugar del Ideal. Pero este movimiento guarda su secreto: su castración. "¿Por qué Freud necesitó a Moisés?", se pregunta Lacan, y junto a él Miller explora una respuesta que desarrolla a lo largo de estas clases.

Política, religión y el psicoanálisis, es el subtítulo de este libro. El psicoanálisis guarda su lugar distintivo en relación a la política y a la religión puesto que las interpreta. Y todo esto bajo el estigma particular del objeto a en el cenit que expresa las transformaciones del siglo XXI que repercuten en el lazo social y en las subjetividades. De esto trata este libro que, sin lugar a dudas, se vuelve una brújula dentro de nuestro tumultuoso mundo contemporáneo.

Silvia Elena Tendlarz
Buenos Aires, 5 de julio de 2012